Carta de compromiso

Por lo general el modelo de carta de compromiso es una tipología de carta laboral o comercial en la que la persona que la escribe queda comprometida a realizar diversos actos y mediante su firma establece su compromiso, sin que medie más formalismo notarial. Mediante este documento una persona determinada acepta comprometerse a realizar una tarea específica tales como pagar una deuda, adoptar un niño, asistir a un congreso, realizar una encomienda laboral...etc.

 

Para redactarla de forma correcta habría que atender a varias cuestiones. No existe un formato estándar o un modelo de carta de compromiso similar a un formulario. La esencia es plasmar por escrito un compromiso oral que pasa a compromiso escrito y documentado.

 

Si de una deuda se tratase se podrían seguir las siguientes directrices. En primer lugar debe aparecer el nombre de quien se compromete a la acción determinada, por ejemplo: “Yo, Antonio Pérez…”;

 

Seguidamente la expresión del número del Documento Nacional de Identidad, DNI, con expresión de la nacionalidad o país, “nacionalidad española”; expresión de la naturaleza o lugar de nacimiento , “nacido en Madrid”; a continuación de lo que sería la respuesta a preguntar ¿Por cuánto?, es decir: “ habiendo recibido préstamo por parte de la familia de Castro – Mesía; seguidamente expresión del cumplimiento de los condicionantes que limitan la operación: “ y aceptando los términos y las condiciones pactadas de antemano”.

 

Tras todo lo cual será el momento de expresar el compromiso, más o menos en la forma siguiente: “aceptando los términos establecidos, me COMPROMETO a devolver hasta el último céntimo de los 170.000 euros prestados”.

 

Seguidamente a la expresión del compromiso debe señalarse el plazo en que debe hacerse efectivo el pago o el compromiso, tal que así por ejemplo: “la devolución se efectuará en el plazo de 30 días hábiles a partir del día en que queda rubricado este documento”.

 

Acompañarán algunas cláusulas punitivas expresadas de forma similar a “y en caso de no poder cumplir con mi compromiso, dejo a disposición de la familia Castro – Mesía las dos fincas rústicas señaladas a modo de aval, de manera que se pueda disponer de su usufructo en la manera en que requiera la citada casa”.

 

Para el acreedor, este documento denominado carta de compromiso no va a suponer una garantía ni ningún seguro de la efectividad de la transacción, pero por lo menos puede apaciguar de alguna forma cualquier sentimiento de venganza, a la vez que se puede presentar ante los tribunales como documento firmado por ambas partes, en caso de negativa, en caso de que el deudor niegue su compromiso y su firma, el acreedor podrá proceder judicialmente contra él, demostrando mediante la contratación de un perito calígrafo la autenticidad de la firma que compromete al deudor.

Por lo general una carta de compromiso es una tipología de carta laboral o comercial en la que la persona que la escribe queda comprometida a realizar diversos actos y mediante su firma establece su compromiso, sin que medie más formalismo notarial. Mediante este documento una persona determinada acepta comprometerse a realizar una tarea específica tales como pagar una deuda, adoptar un niño, asistir a un congreso, realizar una encomienda laboral...etc.

Para redactar de forma correcta un formato de carta de compromiso habría que atender a varias cuestiones.  

No existe un formato estándar o un modelo de carta de compromiso similar a un formulario. La esencia es plasmar por escrito un compromiso oral que pasa a compromiso escrito y documentado.

Si de una deuda se tratase se podrían seguir las siguientes directrices. En primer lugar debe aparecer el nombre de quien se compromete a la acción determinada, por ejemplo: “Yo, Antonio Pérez…”; seguidamente la expresión del número del Documento Nacional de Identidad, DNI, con expresión de la nacionalidad o país, “nacionalidad española”; expresión de la naturaleza o lugar de nacimiento , “nacido en Madrid”; a continuación de lo que sería la respuesta a preguntar ¿Por cuánto?, es decir: “ habiendo recibido préstamo por parte de la familia de Castro – Mesía; seguidamente expresión del cumplimiento de los condicionantes que limitan la operación: “ y aceptando los términos y las condiciones pactadas de antemano”.

Tras todo lo cual será el momento de expresar el compromiso, más o menos en la forma siguiente: “aceptando los términos establecidos, me COMPROMETO a devolver hasta el último céntimo de los 170.000 euros prestados”.

Seguidamente a la expresión del compromiso debe señalarse el plazo en que debe hacerse efectivo el pago o el compromiso, tal que así por ejemplo: “la devolución se efectuará en el plazo de 30 días hábiles a partir del día en que queda rubricado este documento”.

Acompañarán algunas cláusulas punitivas expresadas de forma similar a “y en caso de no poder cumplir con mi compromiso, dejo a disposición de la familia Castro – Mesía las dos fincas rústicas señaladas a modo de aval, de manera que se pueda disponer de su usufructo en la manera en que requiera la citada casa”. 

Para el acreedor, este documento denominado carta de compromiso no va a suponer una garantía ni ningún seguro de la efectividad de la transacción, pero por lo menos puede apaciguar de alguna forma cualquier sentimiento de venganza, a la vez que se puede presentar ante los tribunales como documento firmado por ambas partes, en caso de negativa, en caso de que el deudor niegue su compromiso y su firma, el acreedor podrá proceder judicialmente contra él, demostrando mediante la contratación de un perito calígrafo la autenticidad de la firma que compromete al deudor. 

De renuncia

Renuncia voluntaria

Carta Poder

Carta poder simple

Solicitud Formal Comercial Para agradecimiento Notarial De trabajo Familiar De reclamo Para despido De compromiso Laboral Baja voluntaria De presentación De autorización De petición